Premios Goya 2016 (30 edición)

Como cada año, desde hace 30, España galardonó con un Goya a las figuras del cine mejor valoradas del año, así como, a las obras cinematográficas en las que participan.

La gala, que fue emitida en TVE a partir de las 22:00, comenzó con una especie de sketch en el que se presentaba el festival como si de un rodaje de película se tratase, siendo Salva Reina el encargado de marcar las escenas con una claqueta.

Una voz en off nos daba la bienvenida al 30º aniversario de los premios Goya, mientras podíamos observar imágenes tanto de las anteriores galas como de la alfombra roja de esa noche.

Tras esto, se daba por inaugurada la gala con un show musical que hablaba de la noche que íbamos a presenciar, protagonizado por Dani Rovira, quien sería el presentador durante las siguientes horas, acompañado de diversos actores y actrices, como, por ejemplo, María Adánez, Úrsula Corberó y Macarena Gómez. Además, Bibi Andersen y Manuel Banderas cantaron el famoso tema ‘Las cosas del querer’ y, al terminar, Rovira recitó unos versos sobre algunos personajes que se encontraban entre el público. Este show finalizaba con un truco de magia en el que Jorge Blass hace desaparecer a Dani Rovira en una caja.

Acto seguido, las cantantes Alaska y Rosario aparecieron para entregar el Goya a la mejor canción original, que acabó siendo para Lucas Vidal y Pablo Alborán con la película ‘Palmeras en la nieve’. Cayetana Guillén Cuervo y Unax Ugalde entregaron el Goya a la mejor música original, el cual también ganó Lucas Vidal por su trabajo en ‘Nadie quiere la noche’. María León y Juan Echenove dieron el Goya a mejor actor revelación, que fue para Miguel Herranz, en ‘A cambio de nada’.

Rovira volvió a escena para hablar sobre diversos temas, haciendo hincapié en la política y en las últimas elecciones, para poner de manifiesto que en casi ningún debate se ha hablado de cultura. Por otro lado, interactuó con algunas personas entre el público.

A continuación, siguiendo con los premios, aparecieron Yolanda Ramos, Enrique Guillén y Belén López para desvelar el ganador del Goya a mejor maquillaje y peluquería, el cual ganaron Pablo Perona, Sylvie Imbert y Paco Rodríguez H. por ‘Nadie quiere la noche’. El siguiente Goya, a mejor dirección artística, fue entregado por Verónica Sánchez y Fernando Guillén Cuervo, y se lo llevó Antón Laguna por ‘Palmeras en la nieve’. Las actrices Aura Garrido y Marta Hazas salieron a entregar el Goya a mejor dirección de fotografía, que fue para Miguel Ángel Amoedo por ‘La novia’. Carmen Machi y Julián López entregaron el Goya a mejor montaje a Jorge Coira, por ‘El desconocido’, e Itziar Bollaín y Manuel Gómez Pereira el Goya a mejor directo novel a Daniel Guzmán, por ‘A cambio de nada’.

Se retomaba el tema de la política y la cultura con el discurso de Antonio Resines, presidente de la Academia del Cine. Resines también comentó que este tema lo había tratado con mayor amplitud en ‘Historia de nuestro cine’, un documental sobre la historia del cine español en el que han participado diversos personajes relacionados con el mundo de las ciencias cinematográficas.

Volvió a aparecer Rovira, esta vez para dirigirse directamente a Manuela Carmena, Pablo Iglesias, Alberto Garzón, Pedro Sánchez y Albert Rivera.

El Goya a mejor cortometraje de ficción fue para ‘El corredor’ de José Luis Montesinos, quien recogió el premio. Javier Rey, María Danés y Manuela Vellés entregaron el Goya a mejor actor de reparto, que fue para Javier Cámara en ‘Truman’. Goya Toledo y Diego Martín entregaron el Goya a la mejor película europea, que fue ‘Mustang’, cuyo premio recogió Charles Gilbert.

Llegó el momento de desvelar el Goya de Honor, que este año le correspondía a Mariano Ozores, a quien le entregaron el premio sus sobrinas, Adriana Ozores y Emma Ozores.

Reapareció Salva Reina con la claqueta, y después Jorge Blass, defendiendo que los magos inventaron el cine, y Dani Rovira, que volvió a sufrir los efectos secundarios de un truco por parte del mago, para dar paso al Goya a mejores efectos especiales, entregado por Úrsula Corberó y Salva Reina a Lluís Rivera y Lluís Castells por ‘Anacleto: Agente secreto’. Después, Macarena Gómez, Daniel Grao y Jean Cornet entregaron el Goya a mejor sonido a David Machado, Nacho arenas y Jaime Fernández por ‘El desconocido’. Cecilia Freire, Pepón Nieto y Miriam Díaz Aroca entregaron el Goya a mejor diseño de vestuario, que fue para Clara Bilbao por ‘Nadie quiere la noche’. Clara Lago y Óscar Jaenada dieron el Goya a mejor actriz revelación, que fue para Irene Escolar, en ‘Un otoño sin Berlín’. Gracia Querejeta y Paz Vega salieron a entregar el Goya a la mejor película iberoamericana, que resultó ser ‘El clan’, de Pablo Trapero.

Se volvía a producir una pausa en los premios para introducir un poco de música en la gala, esta vez de la mano -y la voz- de Joan Manuel Serrat, que nos cantaba ‘Los fantasmas del Roxy’. Además, volvió a cantar Rovira, acompañado de Berto Romero, quienes nos hicieron reír con una parodia de ‘Mujer contra mujer’, una conocidísima canción de Mecano.

Al finalizar, aparecieron Hugo Silva y Ginés García Millán, para retomar la entrega de premios, otorgando el Goya a mejor actriz de reparto a Luisa Gavassa, en ‘La novia’. Silvia Abascal, Verónica Echegui y Antonio de la Torre fueron los encargados de entregar el Goya a mejor cortometraje documental, que fue para ‘Hijos de la Tierra’, y el Goya a mejor película documental que fue para ‘Sueños de Sal’, premio que recogió Jesús Navarro, quien explicó que los beneficios de la película estaban siendo destinados a la Cruz Roja.

El Goya a mejor dirección de producción fue para Andrés Santana y Marta Miró por ‘Nadie quiere la noche’, el Goya a mejor cortometraje de animación para ‘Alike’, y el Goya a mejor película de animación para ‘Atrapa la bandera’.

Tras este premio, se dedicaron unos minutos, como cada año, a recordar a todos los personajes relacionados con el mundo del cine fallecidos a lo largo de 2015.

Se retomaba la entrega de premios, esta vez con dos escritores, Elvira Lindo y Mario Vargas Llosa, quienes fueron los responsables de dar a conocer el ganador del Goya a mejor guión adaptado, que fue para Fernando León de Aranoa, por ‘Un día perfecto’, y el Goya a mejor guión original, que fue para Cesc Gay y Tomás Aragay por ‘Truman’.

Marisa Paredes y Eusebio Poncela entregaron el Goya a mejor actriz protagonista, cuya ganadora fue Natalia de Molina, en ‘Techo y comida’. Belén Rueda y Bárbara Lenny salieron a entregar el Goya a mejor actor protagonista, para Ricardo Darín, en ‘Truman’.

Cuando quedaban apenas un par de premios por entregar, reaparecía una vez más Dani Rovira, para presentar un homenaje a Luis Buñuel, que consistió en una orquesta de tambores cuyos músicos iban vestidos con túnicas moradas e iban bajando por las escaleras hasta el escenario llenando la sala.

De nuevo, se retomó la entrega de premios, con la aparición de Victoria Abril y Javier Gutiérrez, que entregaron el Goya a mejor dirección a Cesc Gay por ‘Truman’, y, por último, Juan Antonio Bayona que entregó el Goya a mejor película, premio que también se llevó ‘Truman’.

Para finalizar, volvía a aparecer Rovira en el escenario para despedir la gala y desearnos “feliz noche y feliz cine”.

Salva Reina reapareció una última vez con su claqueta para dar por finalizado este “rodaje”, y hacer una ‘foto-equipo’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s